miércoles, 22 de octubre de 2014

OSCAR DE LA RENTA.....

images[8] (Medium)
 
El Olor que definitivamente me remonta a mi niñez es el de la flor del Ilan-Ilan , arboles que aún se conservan en el parque Independencia de esta Ciudad. Oscar de le Renta lo utiliza en sus perfumes.Jaime Enrique De Marchena, Santo Domingo, República Dominicana”

Posted on


“El Olor que definitivamente me remonta a mi niñez es el de la flor del Ilan-Ilan , arboles que aún se conservan en el parque Independencia de esta Ciudad. Oscar de le Renta lo utiliza en sus perfumes.
Jaime Enrique De Marchena, Santo Domingo, República Dominicana”
Pasaron los años, y en el año 1968, estando yo como director de la Oficina de Patrimonio Cultural (OPC), se presentó Oscar a mi oficina. El placer de verlo, y en mi despacho, fue inmenso. Aunque todavía no se había convertido en lo que llegó a ser, sentí que su presencia me transportaba al Parque Independencia. Después de un abrazo, entre viejos amigos, le pregunté cual era el motivo de su visita. Su respuesta no se hizo esperar, tenía interés en adquirir una casa antigua en la Ciudad Colonial, y pensó en mí para que lo ayudara. Le propuse un recorrido por el mejor de los sectores del centro histórico, y sin pensarlo dos veces salimos rumbo a ese sector.
 
OSCAR de LA RENTA buscando CASA

 
Después del recorrido me manifestó que la casa ubicada en la calle Padre Billini, justamente a un costado del Parquecito del mismo nombre, y junto a la nuestra, en la que Manuel de Jesús Galván escribió su obra “Enriquillo”, fue la que más le llamó la atención. Iniciadas las gestiones, para las que hice las veces de intermediario, me comuniqué con uno de sus propietarios, el Poeta Franklin Mieses Burgos, quien estuvo de acuerdo en vender. Lamentablemente la negociación no prosperó. Oscar hizo una oferta por debajo de lo que aspiraban los propietarios, y ahí quedó todo. Lo que lamenté enormemente. Posteriormente, la casa fue adquirida por dos ciudadanos italianos, uno de los cuales era un gran amigo del modista italiano Gianni Versace.
 
Tres años después volvimos a encontrarnos. Una mañana Volvió a mi oficina acompañado de su primera esposa Francoise Langlade, entonces editora de la edición francesa de la revista Vogue. La visita fue con motivo de su última colección. Quería presentarla en Santo Domingo, su ciudad natal, y deseaba que se llevara a cabo en el Alcázar de Colón. Con el propósito de dar a conocer el evento, me solicitó la sede de la OPC, incluyendo su patio, donde se celebró un coctel.
EL sábado 17 de marzo de 1971, de la Renta presentó su última colección de primavera en los jardines del Alcázar de Colón, evento que obtuvo un resonado éxito. Con esta presentación Oscar adquirió una notoriedad en su país, que hasta el momento no había logrado. Se sabía de sus éxitos en New York y otras ciudades del mundo, de galardones como el premio Cotty, y otros, se sumaron a su incipiente notoriedad, que continuó creciendo hasta el día de su muerte.
 
scan0281
 
 
scan0282

Posteriormente, estando residiendo en Miami, fundé con un grupo de amigos la Cámara Dominico Americana de Comercio, Inc., que tuvo un éxito impresionante. Para celebrar su primer aniversario nos propusimos llevar a cabo un gran evento social. Y este fue el motivo para que Oscar y yo volviéramos a encontrarnos. Con la aceptación de la directiva, y los magníficos comentarios que surgieron, lo llamé para preguntarle si le interesaba exhibir su última colección en Miami, y luego de su aceptación viajé, acompañado de otros dos miembros de la directiva a New York. Era la primera vez que presentaba una de sus colecciones en La Florida, y el éxito fue rotundo. El evento se llevó a cabo en el recién inaugurado Hotel Pavillion, ubicado en el centro de la ciudad. Fue amenizado por la Super Orquesta San José, del maestro Papa Molina, y contó con la actuación de la vocalista dominicana Rhina Ramírez.
 
 
 

 Desde entonces solamente volví a ver a Oscar muy ocasionalmente. No obstante debo decir, que el diseñador de modas dominicano Oscar de la Renta, dejará profundas huellas en nuestro país, país que él supo llevar bien alto donde quiera que estuvo, y que desde hace tiempo reunió los atributos para pertenecer al círculo de dominicanos gloriosos de nuestra época.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario